Cómo despertarte cuando tu cuerpo no coopera por la mañana

Salud | 2019-06-10 | 20:06:18

A menos que seas una persona de las que disfrutan las mañanas, despertarte cada día puede ser un desafío. Pasar el día entero puede ser muy difícil, y la cama se ve extremadamente suave.


“Lo cierto es que hay una razón científica para esto: “Los ritmos circadianos son más largos que un día de 24 horas, por lo que nuestro reloj del sueño nos empuja más tarde”, cuenta Rebecca Scott, Ph.D. del Centro de Epilepsia Integral de la Universidad de Nueva York en Langone. Esto significa que la transición de tu cuerpo dentro y fuera del sueño es más como un interruptor más tenue que uno que simplemente puedes encender o apagar. En otras palabras, nos toma un poco de tiempo quedarnos dormidos, y lo mismo para despertarnos.


Dado que la mayoría de nosotros podríamos necesitar ayuda con la transición diaria para estar despierto, aquí vienen algunos trucos simples para despertarse de forma natural, rápida y sin gastar más dinero.


 


Haz tu café amargo


Cuando sientas que tu café no te está dando la sacudida que necesitas, intenta reducir la cantidad de leche y azúcar que ingieres. Cuando cada sorbo sea más amargo de lo que estás acostumbrado, probablemente te sientas más despierto mientras lo bebes.


 


Toma unos minutos de luz solar directa


No importa si tienes una oficina que recibe sol todo el día, la luz que pasa por las ventanas no es lo mismo que la real. Sal y deja que tu piel capte un poco de luz solar intacta, que absorba algo de vitamina D, respira un poco de aire fresco y deja que tus oídos sientan la apertura de un mundo sin oficinas y sin sofocos.


 


Tira de tu pelo


Este suena mal aunque realmente no lo es; Tira lenta y suavemente de tu cabello para que la sangre fluya hacia tu cabeza de una manera nueva y refrescante. No es tan drástico como la mayoría de los otros consejos que exponemos, pero si solo estás sintiendo el principio de somnolencia, puede ayudar.


 


Salpicar agua fría en tu cara


Este es viejo aunque sigue funcionando bien. Tan solo ten en cuenta no pasarte y salir del baño de la oficina como si te hubieras caído. Para hacer que este truco funcione al máximo, sal al exterior y deja que el aire fresco toque tu rostro mojado.


 


Usa tu ordenador como reloj despertador


La idea básica es hacer que realmente prestes atención a su alarma, en lugar de simplemente volver a dormir. De esta manera, tu “reloj de alarma” está sentado al otro lado de la habitación, por lo que debes levantarte de la cama. Te costó mucho dinero, por lo que no lo vas a tirar al suelo, y te obligará a usar la coordinación ojo-mano para mirar la pantalla mientras usas el ratón para detener la alarma.


 


Tomar un descanso viendo memes o bromas


¿Suena infantil? Podría ser, pero la risa puede ayudar a despertar a una persona adormecida mejor que casi cualquier cosa que no sea el terror.


 


Toma una menta fuerte


Cuanto más fuerte, mejor, porque los efectos efervescentes hacen un gran trabajo al despertarte. Si estás al borde de la narcolepsia, considera obtener un bastón de mentol; son tan fuertes que ayudan a muchos actores a llorar.


 


Masajea tus manos


El área entre la palma de la mano y la muñeca es bastante sensible. También está lo suficientemente lejos de los lugares de masajes súper relajantes, como el cuello o la espalda, por lo que un frotamiento profundo de un minuto puede brindarte energía, sin dejarte dormir en el proceso.


 


Interactua con un completo desconocido


Este es uno en el que nadie piensa hasta después de que ya haya ocurrido por accidente. Si te sientes muerto de pie, menciona algo, lo que sea, a alguien cercano. Actuar cansado no es un gran problema frente a los amigos, pero nuestros cuerpos tienden a despertarse bastante rápido para evitar cualquier tipo de molestia social.


 


Reproduce música de tempo rápido


Este puede parecer obvio, o incluso cursi, pero si tienes la capacidad de escuchar música cuando te estás quedando dormido, ¡hazlo! Reproduce la música que más te guste, y trata que sea optimista y veloz.


 


Estira tu espalda, cuello y piernas


No solo siéntate derecho y bosteza, sal de tu silla y estira como si estuvieras a punto de correr. ¡Tócate los dedos de los pies! El punto es estirarse realmente para que la sangre fluya nuevamente por todo el cuerpo.


 


Quitar algunas capas de ropa


Puede parecer sentido común, pero tendemos a olvidar las cosas más básicas cuando nuestras cabezas están nubladas por la somnolencia. Si tienes incluso una capa adicional de ropa puesta y te sientes con sueño, quitártela te dará suficiente escalofrío para sacudir las cosas y evitar la somnolencia.


 


Gira tu cabeza


Con los pies un poco más separados que el ancho de los hombros, inclínate lo más que puedas y mira hacia atrás entre las piernas. La gran cantidad de sangre en la cabeza puede ser un gran estímulo, solo asegúrate de no volver a subir demasiado rápido, o el mareo reemplaza la claridad obtenida.


 


Muerde un limón


Tanto si te gusta la fruta agria o no, no puedes negar la bofetada en la cara que puede proporcionar en un momento de necesidad.


 



Comentarios

No hay comentarios para esta noticia.-

COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación