El calor extremo representa un riesgo inaceptable para la salud en todo el mundo

Medioambiente | 2019-03-07 | 20:27:04

Los sistemas sanitarios no están preparados para el impacto del calentamiento global en las zonas pobladas


El calor extremo representa un riesgo para la salud "inaceptablemente alto" en todo el mundo, según un nuevo estudio realizado por 27 instituciones globales dirigidas por investigadores del  University College de Londres (UCL). Las personas que trabajan al aire libre, delicadas de salud y los ancianos, son las más expuestas, según esta investigación, publicada en The Lancet . 


“La exposición y la vulnerabilidad al calor extremo son inaceptablemente altas y aumentan para las personas de todo el mundo. El estrés por el calor está golpeando duro. Con altas temperaturas, el trabajo al aire libre, especialmente en la agricultura, es peligroso ", advierte el profesor Hugh Montgomery, (UCL Medicine), copresidente de Lancet Countdown y director del Instituto UCL para la salud humana y el rendimiento, en un comunicado. 


"Las regiones que van desde el norte de Inglaterra y California hasta Australia, están viendo incendios salvajes con muertes directas, desplazamientos y pérdida de viviendas, así como también impactos respiratorios por inhalación de humo", añade. 


 


478 ciudades de todo el mundo 


El informe investigó el impacto del cambio climático en la salud en 478 ciudades de todo el mundo a lo largo de  todo el año 2017. Entre sus conclusiones destaca que  en 2017, hubo 157 millones de personas más expuestas a las olas de calor, en comparación con el año 2000. Respecto al año anterior, las personas afectadas fueron 18 millones de personas más. 


Otro dato: en 2017 se perdieron 153 mil millones de horas de trabajo debido al calor extremo causado por el cambio climático, lo que representa un aumento de más de 62 mil millones de horas desde el año 2000.  


Solo China perdió 21 mil millones de horas en 2017, el equivalente a un año de trabajo para el 1.4% de su población activa. Es la primera vez que se cuantifica este impacto laboral, que ha podido obtenerse con el uso de nuevas metodologías por parte de los investigadores. 


 


Europa y el Mediterráneo, en mayor peligro 


El aumento de la temperatura ambiente está colocando a las poblaciones vulnerables en mayor riesgo en todas las regiones del mundo. Europa y el este del Mediterráneo están especialmente en riesgo, notablemente más que en África y el sudeste asiático, probablemente debido al envejecimiento de la población que vive en ciudades, con un 42% y un 43%, respectivamente, de las personas mayores de 65 años vulnerables expuestas al calor. 


El informe destaca que el calor exacerba en gran medida la contaminación del aire en las zonas urbanas, ya que el 97% de las ciudades de los países de ingresos bajos y medios no cumplen con las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre calidad del aire. 


El estrés por el calor, un efecto temprano y grave del cambio climático, es cada vez más frecuente y las personas, y los sistemas de salud, están mal equipados para hacerle frente, señala el estudio. 


El aumento de las temperaturas y el calor no estacional son responsables de la propagación de la cólera y el dengue, y la capacidad vectorial para su transmisión aumenta en muchas áreas endémicas del mundo, añade. 


El cambio en la temperatura global media a la que están expuestos los seres humanos es más del doble que el cambio promedio mundial, con temperaturas que aumentan 0,8 °C en áreas habitadas, en comparación con 0,3°C en las zonas despobladas. 


Los autores dicen que se necesitan medidas urgentes para proteger a las personas  de los impactos del cambio climático. En particular, las regulaciones laborales deberían proteger a los trabajadores del calor extremo, y los hospitales y los sistemas de salud deberían estar mejor equipados para atender a pacientes víctimas del calor extremo.


 


Límites humanos 


Pero los autores del informe también enfatizan que existen límites para adaptarse a los aumentos de temperatura, por lo que la necesidad de reducir las emisiones es crítica. 


Entre 2010 y 2016, las concentraciones de contaminación del aire empeoraron en casi el 70% de las ciudades de todo el mundo, especialmente en los países de ingresos bajos y medios. Solo en 2015, las partículas en suspensión fueron responsables de 2.9 millones de muertes prematuras, el 16% de ellas directamente relacionadas con la quema de combustibles fósiles. 


"Si bien los impactos del cambio climático son desproporcionados, ningún país es inmune. Nuestro informe de 2018 deja claro que, sin medidas urgentes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, los sistemas de salud de todo el mundo se verán abrumados rápidamente por los efectos combinados de un entorno cambiante ", señala el primer autor de este estudio, Nick Watts. 


 


Medidas prácticas para los ciudadanos 


Los líderes políticos del 65% de las ciudades encuestadas dijeron que ya se han completado o que están haciendo evaluaciones de riesgo de cambio climático, pero el gasto en adaptación climática para la salud se estima en solo el 4,8% de todos los gastos de adaptación necesarios, lo que resulta lamentablemente inadecuado, advierte el informe. 


El informe concluye con un llamamiento a los gobiernos, las empresas, las organizaciones locales y regionales, y a los ciudadanos, aconsejándoles utilizar alternativas de bajas emisiones de carbono para el transporte y la calefacción, reducir los alimentos con alto contenido de carbono como la carne roja, diseñar servicios de salud inteligentes y 'desinvertir' ahorros e inversiones en compañías que basan su actividad en los combustibles fósiles.


 



Comentarios

No hay comentarios para esta noticia.-

COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación

+ NOTICIAS